Pagina Principal
Nuestra Escuela
Programas de Estudio
Actividades
Redacción
Multimedia



RECAMPI - I ASAMBLEA GENERAL

"HACIA UN PLAN DE ACTIVIDADES DE LA RECAMPI"

Montevideo, 13 y 14 junio de 2002

INTRODUCCIÓN

Entre los supuestos filosófico- jurídicos que dieron lugar a la creación de la Red de Capacitación de Ministerios Públicos Iberoamericanos (RECAMPI) se quiere destacar fundamentalmente dos:

Uno refiere a que la transcendental función encomendada al Ministerio Público en un Estado de Derecho exige que sus miembros estén dotados de una alta cualificación que responda a las exigencias de eficacia que el servicio que desempeñan requiere. Para ello, es necesario formalizar programas de capacitación inicial y permanente, específicos y actualizados de acuerdo a las exigencias del contexto no solo nacional sino también regional e internacional.

El otro reconoce que la capacitación inicial y permanente del integrante del Ministerio Público es un derecho- deber. Derecho del operador a capacitarse para responder adecuadamente a las exigencias de su cotidiana labor. Deber respecto a la Institución y sus responsables frente a la sociedad misma a la que sirve. La capacitación debe concebirse como una inversión que hace la Institución para responder adecuadamente al mandato que, por impertivo normativo, le es dado. Los representantes del Ministerio Público debemos estar dotados de una formación integral que nos permita desempeñar una efectiva protección de los intereses encomendados.

En este contexto, la RECAMPI fue concebida como un instrumento de articulación para la implementación y desarrollo de específicos programas comunes de capacitación y para la elaboración e implementación de un programa común de formación de formadores y de responsables de los Centros, Áreas o Escuelas y Unidades de Capacitación.

Ambas ideas tienen por aspiración de que ello se trasunte en "una significativa mejora de los respectivos procesos de capacitación nacionales".

También esta red fue pensada para propiciar "un foro permanente de intercambio de experiencias y conocimientos sobre los ordenamientos jurídicos nacionales de sus integrantes".

El rol del Ministerio Público del siglo XXI exige una capacitación específica para enfrentar los delitos transnacionales, tales como el narcotráfico; el lavado de activos provenientes de actividades ilícitas, el tráfico de armas, sustancias químicas; el contrabando a gran escala, los delitos ambientales, los informáticos y económicos, entre otros. Esta capacitación específica supone contar con un buen funcionamiento de los instrumentos de cooperación jurídica internacional, por lo que se pensó que la RECAMPI debería posibilitar, a través de los mecanismos e instrumentos de cooperación jurídica internacional, la progresiva conformación de un ámbito de justicia iberoamericano que sirva para dar una respuesta eficaz contra la delincuencia organizada transnacional.